.

.

lunes, 15 de agosto de 2016

Más que marcas y productos, el arte de saber vender



Dentro de la Licenciatura en Arquitectura de Interiores impartida en el Instituto de Desarrollo de Arte Y Cultura del Valle (IDAC), durante el proceso del tercer cuatrimestre, se cursa la materia “Montaje de Escaparates” es decir el objetivo de la materia es, que al finalizar el curso el alumno cuente con la capacidad de crear un escaparate publicitario con el fin de poder ser el encargado en un ámbito profesional de desarrollar el lanzamiento de un producto o marca o bien la ambientación de una marca dentro de una tienda comercial.






REQUISITOS DE UN BUEN ESCAPARATE

1. Transmisión de la información. Con el escaparate se transmite una información que hará que el consumidor catalogue el establecimiento y refleje la atmósfera, el surtido, el precio, el nivel y el estilo de éste a los clientes a los que se dirige. Nunca se pondrán productos que se quieran liquidar, viejos o pasados de moda, porque entonces la información que se transmite es que se venden principalmente ese tipo de productos, proyectando una imagen de obsolescencia.


2. Atracción del público objetivo. Primero se debe saber cuál es el público objetivo, sus características, deseos, necesidades y con qué se sienten identificados, para después adaptar el escaparate a ese público, con el fin de llamar su atención.


3. Persuasión del consumidor. El escaparate es un elemento vendedor, incluso fuera del horario comercial. Como elemento vendedor informa de los productos y motiva la compra. Los productos se deben mostrar haciéndolos deseables, a través de una presentación llamativa, con el contraste de color acertado y con un refuerzo luminoso apropiado. La mercancía podría reforzarse con un texto corto que llame la atención. Como por ejemplo frases que hagan referencia a los precios, "Oferta", o una fecha señalada, "El mejor regalo para el día del Padre".


FUNCIÓN Y OBJETIVOS:

La función del escaparate se podría resumir en exhibir estéticamente los artículos y promover las ventas. Ser un elemento comunicador: Cuando se consigue que el cliente se detenga a observar el escaparate lo hace por un breve espacio de tiempo. En estos segundos hay que convencerle de los beneficios de la tienda y de los productos que hay en ella. El escaparate ha de tener un orden y no muchos productos, para que en escasos segundos obtenga una información clara que le dará una idea de lo que se encontrará dentro, consiguiendo que resulte atractivo.




El escaparate tiene que ser diferente, pero no se puede pensar en la comunicación del diseño exterior aisladamente, como si fuese la única empresa que existe, siempre hay que pensar que se forma parte de conjunto de escaparates con diferentes mensajes y de un conjunto de tiendas que van a ofrecer productos iguales o sustitutivos.

El cliente pasa por cientos de escaparates, percibiendo multitud de mensajes, encontrándose sobresaturado de estímulos e información. La única solución para que se fije en un establecimiento en concreto es siendo diferentes, y así poder atraer su atención. Con esa diferenciación conseguirá posicionarse en la mente del consumidor; éste tendrá una imagen del establecimiento comercial y cuando quiera comprar algo que se relacione con ese posicionamiento, acudirá al establecimiento.



Este posicionamiento también se consigue con una imagen corporativa clara, con esta identidad se podrá diferenciar y posicionarse y vendrá determinado por el precio, las marcas, la cantidad de productos expuestos y los servicios que ofrece el establecimiento.

Los precios, en el caso de que no sean visibles o sean tan pequeños que no se consiguen casi ver, serán identificados con precios caros. Además, no se debe saturar el escaparate de etiquetas, sustituyendo las mismas por tablillas que recojan la relación de precios de los artículos expuestos. Estas se situarán a una distancia intermedia del producto o productos al que hacen referencia.


Es por esto que los alumnos del Instituto que cursaron el tercer cuatrimestre, presentaron su entrega final de un escaparate publicitario. Semanas previas de trabajo reflejaron el esfuerzo la entrega y dedicación para alcanzar la perfección como proyecto, y es que gracias al trabajo en equipo lograron conceptualizar la entrega del mismo.



En esta ocasión los alumnos consiguieron el objetivo de trasladar a chicos y grandes a la magia de Súper Mario Bros, recordar es vivir, y en esta ocasión gracias al esfuerzo alcanzado por los alumnos, consiguieron ambientar un pequeño espacio de dos por dos y convertirlo en un verdadero escapare publicitario de la marca Nintendo en alianza con el Video Juego de Mario Bros.




Dibujos, colores, y muchos aspectos hicieron de la gala de presentación una experiencia de realidad y verdadero profesionalismo, todo inicio semanas antes con la elección del concepto y marca para el escaparate, después los alumnos se hicieron dueños del espacio asignado por el instituto y de ahí la historia comenzó a tomar color.

Los primeros días se encargaron de vaciar y limpiar la zona, seguido de ello le dieron la profundidad deseada y con un toque de magia óptica lograron focalizar su centro de atención a un espacio que después sabríamos que iría allí.





Una vez que con la magia de las paredes lograron el espacio deseado, llego la hora de darle color y vida al lugar, para lograrlo, tomaron como lienzo las paredes del lugar y de repente tortugas voladoras, honguitos, monedas y unos personajitos con overoles azules y rojos comenzaron a darle luz y realidad al concepto.









Detalles de colores y acomodos que son los últimos no significan que sean los más sencillos, encontrar la mejor forma de verlos, saber qué tanto de cada color debía de llevar cada espacio hizo tan especial lugar, pasto como tapis de este gran lugar, nubes y monedas flotando daban ya vida a al gran lanzamiento del producto, pero faltaba el toque final.



Llego la fecha marcada, una pantalla al centro del escaparate con un enfoque que le daba profundidad y una consola de videojuego cerraron el gran trabajo, alumnos presentes para la ocasión, engalanaron su propia presentación, en la entrega ya estaba su profesora de la materia Lessly Kcam, los directores de la Institución, administrativos, padres de familia y alumnos de otros cuatrimestres.



Lo demás es gran historia niños jugando en la muestra del nuevo video juego dieron por cumplido el objetivo, la fiesta del regreso de Mario Bros había sido un éxito, felicitamos a todos los integrantes del tercer cuatrimestre, lograron su objetivo un escaparate digno de una agencia publicitaria, en hora buena que continúen los éxitos académicos.


miércoles, 10 de agosto de 2016

Diseño tridimensional



Para hablar de diseño tridimensional, primero es necesario comprender el espacio que nosotros mismos ocupamos; comúnmente nos es difícil considerarnos un elemento que posee atributos como dimensión, peso y volumen como todo lo que nos rodea. Esto se debe a que el ser humano se ha acostumbrado históricamente a considerarse el propio centro del universo.

Todo objeto incluidos nosotros, dependemos de 3 ejes dentro del plano físico, eje X (horizontal), eje Y (vertical) y el eje Z (profundidad). Estos términos son utilizados por la mayoría de especialistas en las ciencias exactas y en las ciencias del diseño. 



Al referirnos particularmente a la Arquitectura, esta base de conocimiento es necesaria para que el arquitecto analice el espacio y lo administre en beneficio de su función.

La formación de todo arquitecto esta constituida por la observación y generación de espacios en estas tres dimensiones, mientras que otros profesionistas como diseñadores y decoradores se limitan al análisis de elementos en un plano bidimensional, el arquitecto basa su creatividad añadiendo un sentido de profundidad, el cual incrementa la dificultad al momento de elaborar un diseño.



Es muy común que al referirnos al término tridimensional invariablemente nos denota un aspecto tecnológico o referente a un sistema de cómputo y por ende pensemos que es algo muy elaborado, complejo o de difícil ejecución. Antes de planear todo diseño en conjuto con la tecnología, debemos aprender a ubicarnos mediante estos tres ejes y también a educar nuestros propios ojos a observar detalles, formas, lineas, volúmenes y planos sobrepuestos.  Esto es muy útil ya que a la larga se nos facilitará comprender formas complejas y podremos encontrar la parte geométrica de cualquier cuerpo dentro de nuestro espacio.



Sabemos que el trabajo de un arquitecto puede llegar a ser catalogado como muy analítico en cuestión del trazo de líneas formales, pero es muy valioso que este mismo arquitecto busque salirse, romper con esta formalidad que representan los ejes mediante trazos más arriesgados, formas que parezcan imposibles por la naturaleza y que expresen un punto de vista.





Si tu eres un arquitecto que esta impaciente por meterse en el mundo digital del diseño tridimensional, primero pregúntate a ti mismo si tienes la capacidad de observar, interpretar ese objeto y si puedes representarlo gráficamente dentro de un espacio mediante los tres ejes.