La ética del arquitecto


Como todo profesional, el arquitecto debe seguir las normas y estándares éticos para poder hacer un buen diseño y una buena edificación. La ética es un aspecto que diferenciará a un buen arquitecto del resto, ya que es un valor sumamente apreciado por los clientes. Un profesional ético pone un sello de calidad en cada uno de sus proyectos, y tarde o temprano este hábito es bien recompensado.

Hay que reconocer que en la actualidad existen miles de “profesionales” en lo que la palabra ética no existe dentro de sus posibles valores. El resultado de trabajar con ellos radica en el bajo nivel de confianza que depositamos como clientes, y es gracias a personas como éstas que hoy en día se construyen tantos edificios huecos, sin los niveles de material exactos, e inclusive con mezclas muy débiles.



Esta es una de las principales causas por las cuales vemos caer un edificio tras otro durante un sismo, ya que la falta de conceptos y valores positivos llevan a reducir costos en materiales para ganar mas dinero. 


EL ARQUITECTO Y LA SOCIEDAD

El arquitecto, trabaja para y con la sociedad, debe estar consiente de sus deberes que tiene para con las partes de ella con las que se relaciona; cuando trabaja ofreciendo sus servicios profesionales tiene los siguientes deberes:


CON SU CLIENTE:
Debe realizar un desarrollo del proyecto que satisfaga las necesidades del cliente, cuidando que cumpla con todas las características necesarias para que sea conveniente, y que sea hecho especialmente a la medida de las necesidades de su cliente, así mismo debe respetar todo proyecto ajeno y todo proyecto que ya haya sido comprado por un cliente previamente. En la ejecución de la obra, deberá llevarla acabo tal como se acordó en cuestiones de calidad, cantidad y tiempo, informando responsablemente al cliente si existe alguna variación, e informándolo del avance y características de su obra. El arquitecto debe tomar trabajos para los cuales sea capaz. 



CON SUS TRABAJADORES:
Debe tener conciencia de el principal capital del arquitecto son los recursos humanos y buscar siempre el bienestar y el crecimiento de su equipo de trabajo, así como proporcionarles todo aquellos a lo cual tengan derecho y buscando siempre su seguridad y la defensa de ellos cuando haya situaciones adversas, es también importante el cumplimiento de responsabilidades con ellos. 



CON SU COMUNIDAD:
El arquitecto deberá respetar siempre el contexto urbano, físico o cultural del lugar donde se halle trabajando, comprometiéndose al desarrollo positivo de la sociedad que se vera afectada por sus acciones. Para esto es necesario que este informado de las leyes y reglamentos de cada lugar y que cuente con una preparación suficiente que le permita tomar decisiones basándose en su criterio cuando se carezcan de reglamentos en una zona, el arquitecto debe siempre solidarizarse con la comunidad para la búsqueda del progreso en todos los sentidos.



CON SU GREMIO:
El arquitecto debe permanecer respetuoso y solidario de los intereses de su gremio promoviendo siempre su crecimiento, utilizando para esto toda su experiencia y capacidad, y reconociendo los aciertos y desaciertos de el mismo y su colegas siempre con la intención de mejorar y ayudar a quienes necesitan ayuda.




CON SUS PROVEEDORES Y CONTRATISTAS:
Siempre deberá actuar con rectitud y hacer buen uso de los recursos financieros, así como informar adecuadamente a sus proveedores y contratistas de asuntos que puedan afectarlos.





CÓDIGO ÉTICO DE LA ARQUITECTURA

1) Actuar en forma honorable, respetable con virtudes de honestidad, integridad y veracidad en nuestro ejercicio cabal de la profesión.

2) Anteponer el bien del cliente a sus ideas, es decir, si tú como profesionista sabes que no le conviene a tu cliente el proyecto que te esta pidiendo, no lo realices.

3) Evitar que se violen las leyes, ordenanzas y reglamentaciones de el ejercicio profesional.

4) Cuidar el mantenimiento y mejora de las construcciones.

5) Ofrecerse solo para el desempeño de funciones para las cuales se tenga capaci­dad, preparación y experiencia. Y encargarse de obras solo si se han efectuado todos los estudios técnicos indispensables para su correcta ejecución

6) Dispensar por amistad, conveniencia o coacción, el cumplimiento de disposiciones obliga­torias, cuando la misión de su cargo sea la de hacerlas respetar y cumplir.

7) Elaborar proyectos o preparar informes sin negligencia, ligereza ni criterios indebidamente optimistas.

8) Hacerse responsable de la gente que trabaja directamente con usted.

9) Evitar realizar acciones indebidas para obtener privilegios en el ejercicio profesional.

10) Evitar atentar contra la reputación o los legítimos intereses de otros profesionales.

11) Evitar actuar en cualquier forma que permita o facilite la contratación con empresas extranjeras, de estudios o proyectos, construcción o inspección de obras, cuando a juicio de las autoridades en México exista la capacidad para realizarlos.

12) Evitar contribuir directa o indirectamente a la destrucción de los recursos naturales señalados en la ley que rige la materia.


Ver plan de estudios


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tipografías para arquitectura

10 Ciudades que lideran la sostenibilidad urbana

La arquitectura en la era de Trump, la caída del posmodernismo